Centro Pompidou

Inaugurado en 1977, el Centro Nacional de Arte y Cultura George Pompidou, más conocido simplemente como “Centro Pompidou” o “Beaubourg”, es una institución multicultural con sede en el parisino barrio de Beaubourg. Esta edificación es hoy todo un icono de la ciudad y de su distrito 4 y fue creado gracias a la voluntad del presidente George Pompidou de crear un espacio en la ciudad que estuviese dedicado al arte contemporáneo de los siglos XX y XXI totalmente. Su deseo era reunir en un mismo lugar lo mejor de las bellas artes, la literatura, la música y el diseño de nuestra época en un espacio en el que el público lo tuviese todo al alcance de su mano. Las extensas galerías del edificio, repletas de colecciones permanentes o temporales, ha hecho que esta institución cuente con una de las 3 colecciones de arte contemporáneo más importantes del mundo. Además, integra salas de cine, espacios de entretenimiento y una gran biblioteca pública (la mayor de Europa). Así, queda claro que el ex presidente francés consiguió con creces lo que se propuso, aunque ello no quita para que la historia de la institución tenga una cierta polémica.

Cultura popular contra cultura elitista

El deseo del presidente Pompidou de crear una institución pluricultural se enfrentó desde el principio a varios problemas dada la novedad que su idea suponía frente al tradicional concepto de museo. El momento también era delicado, ya que en la década de 1970 París había perdido su condición de referente del arte contemporáneo en detrimento de New York, así que la capital francesa buscaba lanzar un espacio que la devolviera al lugar dominante en el panorama cultural. Es por ello que el presidente Pompidou comprendió la necesidad de dar un paso al frente y crear un espacio en el que se pudieran reunir todas las expresiones artísticas del presente, desarrollarse y promoverse. La idea era que el museo no se convirtiese en un reducto para la élite cultural parisina sino que todo el mundo tuviese cabida en él. Pero estas intenciones no eran del agrado de todo el mundo y se suscitó un intenso debate al respecto. El forcejeo giraba en torno a la pretensión de un uso popular que deseaba George Pompidou y los deseos elitistas de una parte de la comunidad artística de la ciudad.

Las aspiraciones artísticas de un presidente

Quiero apasionadamente que París tenga un centro cultural como se han creado en algunas ciudades de los Estados Unidos con diferente éxito, un espacio que sea a la vez un museo y un centro creativo en el que las bellas artes, la música, el cine, la literatura y el desarrollo audiovisual tengan un espacio compartido. El museo debe ser de arte moderno, ya que la ciudad cuenta para lo demás con el Louvre. La actividad creativa sería en él constante y su biblioteca atraería a miles de lectores que tendrían la oportunidad de estar rodeados de diferentes artes.” George Pompidou.

“El barco de la cultura”

A pesar de las muchas controversias que se crearon durante el desarrollo del centro, el sucesor del presidente Pompidou, Valéry Giscard d’Estaing, inauguró el edificio el 31 de enero de 1977, época desde la que está activo el Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou. La polémica atravesó las fronteras de Francia, algo a lo que contribuyó que su inauguración se hiciese delante de muchos políticos y artistas de todo el mundo.

La arquitectura del edificio vuelve a suscitar una ola de polémicas muy intensas: enormes tuberías al aire libre, escaleras mecánicas, pasarelas… todo lo que normalmente se oculta en un edificio aquí queda a la vista de cualquier que pase por su exterior. Así, el centro se ganó varios apodos como, por ejemplo, “Nuestra Señora de las Tuberías”, “el Pompidolium” o “el barco de la cultura” para los más entusiastas del proyecto.

Pero el público se mantuvo al margen de toda esta polémica y rápidamente comenzó a garantizar el éxito de este espacio. Ideado para recibir no más de 5.000 visitantes al día, esta cifra se vería multiplicada hasta por cinco en varias ocasiones. La mayoría de los visitantes vienen buscando las exposiciones temporales y la permanente pero el éxito de la biblioteca del centro es también más que destacable.

Por su 20 aniversario, el centro se cerró para ser totalmente renovado. Su superficie se ha incrementado en 8.000 m2 y se han creado nuevos espacios para exposiciones y otras actividades como espectáculos de danza, teatro o conciertos. También se ha desarrollado una zona especial para los niños con dos exposiciones anuales. Tenga también en cuenta que las plantas superiores del edificio ofrecen una vista panorámica de París

Podrá entrar a este edificio durante todo el día en el momento que usted quiera con las entradas para el Centro Pompidou sin colas.

Descubra París

París ofrece a sus visitantes diversas facetas, de acuerdo al lugar visitado y del momento del día. Por lo que hay varias maneras de contemplar y amarla.
Su sesión caducó, usted será redirigido a la página principal de Come to Paris.