Visite París en invierno

Si bien es cierto que el invierno en París no es demasiado suave, traiga abrigo suficiente porque la temperatura media no supera los 7°C, no es menos cierto que esta época del año ofrece algunas ventajas para los visitantes y que, además, el frío es bastante soportable. En primer lugar, la ciudad recupera su ritmo normal durante estos meses. Los cafés, las calles y los restaurantes suelen estar libres de turistas y los parisinos recuperan el control de la capital. Además, las largas colas en los museos de París se reducen bastante y los precios de los hoteles son bastante más asequibles.

¡Mi bello abeto!

Pero el invierno está especialmente marcado por la decoración navideña que disponen tanto los comercios como las calles de la ciudad. Desde finales de noviembre hasta comienzos del año nuevo, lugares como los árboles de los Campos Elíseos y otros muchos están adornados con muchas luces. Una gran pista de patinaje se instala frente al ayuntamiento y, fiel a una tradición bastante antigua, los grandes almacenes parisinos montan espectáculos que sirven como complemento a su decoración.

El ambiente familiar y las fiestas de fin de año dejan su sello en los mercados tradicionales de Navidad que llenan las calles de París desde Noviembre. Barrios como Saint-Germain-des-Prés o los Campos Elíseos son tomados por artesanos de toda Francia que llegan hasta la ciudad para ofrecer sus productos. La decoración, los artículos para las fiestas o las delicias locales crean un ambiente festivo y acogedor de lo más interesante. Los mercados de Navidad son también ideales para encontrar un regalo muy original, para decorar su árbol o para encontrar esa delicia que hará que sus platos navideños sean únicos.

¿Y qué sucede cuando Papá Noel ya ha dejado la ciudad?

Pero la Navidad en París no agota ni mucho menos el encanto de París durante el invierno. La llegada del año nuevo ofrece también uno de esos planes que no se borrará fácilmente de su mente: los fuegos artificiales lanzados desde la Torre Eiffel para conmemorar la llegada del nuevo año. En cuanto se acerque el 31 de diciembre debería visitar a la Dama de Hierro o recorrer los Campos Elíseos para divertirse junto con una multitud de parisinos llenos de júbilo. Juegos de luces, coloridos desfiles y muchos otros eventos como conciertos, espectáculos o mercadillos especiales llenan las calles de la ciudad durante muchos días en enclaves tan importantes como el Gran Palais, el ayuntamiento, la Plaza de Italia o el barrio de Belleville.

Los primeros días de enero, el magnífico Gran Palais ofrece exposiciones en las que se combinan sutilmente el arte popular con la cultura clásica más refinada. Además, una animada y divertida feria se instala en sus alrededores para darle la oportunidad de disfrutar de un ambiente lleno de alegría que hará que su estancia en París sea inolvidable. La noria de 30 metros de altura que se instala en sus inmediaciones es una oportunidad para que los más jóvenes se diviertan y para descubrir unas vistas del techo de cristal del palacio y de todo París que le sorprenderán. El evento reúne más de 50 atracciones incluyendo coches de choque, tiro con carabina y paseos en pequeñas embarcaciones de madera.

Y si desea renovar su vestuario invernal nada mejor que aprovechar las rebajas de invierno en París. Comienzan el segundo miércoles de enero y duran un mes. Las ofertas atraen a muchos parisinos en busca de gangas gracias a descuentos que llegan hasta el 70%, así que prepárese y no pierda esa prenda que tanto le gusta.

DESCUBRA PARÍS

París ofrece a sus visitantes diversas facetas, de acuerdo al lugar visitado y del momento del día. Por lo que hay varias maneras de contemplar y amarla.
Su sesión caducó, usted será redirigido a la página principal de Come to Paris.